2017-12-31 | PRODUCCIÓN #: 007280

A Dios le debe gustar lo espectacular. Él despliega sus colores a través del cielo vespertino creando una belleza incomparable. Hace del mar un espejo para reflejar las maravillas de su trono. Hace las calles de oro en vez de pavimento. Pero el mayor de los espectáculos es el que toma lugar en el corazón humano en sus días más oscuros. Entonces es cuando comienza a planificar un final espectacular, el cual ha estado anhelando desde hace mucho tiempo.