2014-08-01 | PRODUCCIÓN #: 008636

No porque Dios haya llamado a alguien a ocupar un cargo importante significa que le ha conferido la infalibilidad.