Dos historias de la gracia de Dios

Posted on Diciembre 11 2017

Historia 1:

Marcos estaba sintonizando Azteca TV. Es uno de sus canales favoritos porque él es gerente de dicha cadena en México, y conforme le permite el tiempo, le gusta monitorear su contenido.


Hace poco comenzó a transmitirse un programa religioso, y como de costumbre, Marcos escuchaba mientras atendía otros asuntos en su escritorio. Pero algo le llamó la atención. El orador estaba hablando acerca del sábado como día de reposo. Marcos se detuvo por un momento para escuchar el programa completo. Se trataba del programa Escrito Está con el pastor Robert Costa.

Siendo judío, Marcos quedó intrigado. Él jamás había escuchado a un predicador cristiano hablar acerca del sábado como día de reposo. Inmediatamente llamó a la estación local que lo había transmitido para notificarles que el programa saldría a nivel nacional por Azteca TV.

El gerente de la estación local le explicó, "Pero señor, eso es imposible. Estas personas con dificultad pueden pagar por su transmisión local. Jamás podrán pagar para salir a nivel nacional."

Marcos respondió, "Entonces los sindicaremos."

Y así cumplió su palabra. Por eso, desde el mes de octubre, 2017, Escrito Está fue lanzado a nivel nacional a través de Azteca TV para todo México, ¡sin costo adicional! 

El pastor Robert Costa dice al respecto: "Tenemos que presentar la verdad completa de la palabra de Dios, porque no estamos sólos en esto. El Espíritu Santo está trabajando también para convencer a las personas."

Pero hay más. La estación satelital, Enlace TV, que transmite a todo el mundo desde su cede en Costa Rica, recientemente aumentó la transmisión de Escrito Está a dos veces por semana debido a la gran cantidad de personas que sintonizan el programa. Alabamos a Dios por lo que Él está haciendo a través de Escrito Está.




Historia 2:



Gustavo estaba desilusionado. Había padecido de diabetes por muchos años, y como resultado, perdió la vista y estaba recibiendo diálisis. Habían pocos momentos de alegría en su diario vivir. Uno de esos era cuando escuchaba el programa radial Escrito Está. Lo descubrió un día por accidente, y desde entonces le pedía a su asistente que lo buscara en internet para poder escuchar los programas.

Poco a poco un rayo de luz comenzó a iluminar su corazón, y Gustavo comenzó a orar por sanidad. Cada día que escuchaba los programas, le pedía a Dios que lo sanara. Pasaron tres años y poco a poco se fue recuperando hasta dejar de necesitar diálisis. Pero aún no podía ver.

Un día él oró, "Señor, si tú pudiste sanar mis riñones para que yo pudiera continuar conociendo más de ti, por favor restaura mi vista para que yo pueda ver el programa Escrito Está."

Poco a poco su visión se fue restaurando. Gustavo quedó emocionado y agradecido con Dios. Decidió ir en búsqueda de la iglesia de Escrito Está y después de un tiempo logró encontrar un templo en la ciudad de Poughkeepsie, Nueva York, donde fue recibido con los brazos abiertos y donde pudo estudiar la Biblia.

Poco después se enteró de que el pastor Robert Costa estaría visitando esa iglesia para presentar una serie de temas. Gustavo se llenó de alegría y supo que Dios estaba haciendo todo esto especialmente para él. Finalmente, decidió entregar su vida a Cristo durante el último sábado de las reuniones.

Nos dice el pastor Costa, "La historia de Gustavo es fascinante. Tuve el privilegio de estar presente en su bautismo junto a un grupo de 27 almas que también se entregaron a Dios durante esa campaña. Lo más sorprendente es que su salud fue restaurada y él ahora comparte su testimonio con otras personas."

Agradecemos a Dios por lo que está haciendo a través del ministerio Escrito Está para alcanzar al mundo hispano con un mensaje del corazón de Dios a nuestro corazón. Tú también puedes ser bendecido a través de este ministerio, visitando el sitio web www.escritoesta.tv